La intención es que se reabran las escuelas una vez terminadas las vacaciones de invierno. El protocolo nacional establece el piso de las pautas que deberán cumplirse. Los detalles de cada una de las medidas establecidas.

El retorno a las clases presenciales tiene un par de excepciones. El Área Metropolitana de Buenos Aires y Chaco, por su alta circulación del virus, todavía no manejan una fecha tentativa y deberán aguardar más.

Del mismo modo, las provincias patagónicas, por las bajas temperaturas, postergarán la vuelta dos o tres semanas. En el resto del país, la intención es que se reabran las escuelas una vez terminadas las vacaciones de invierno. El protocolo nacional sellado este jueves establece el piso de las pautas que deberán cumplirse

Las escuelas para abrir sus puertas deberán garantizar a sus alumnos y docentes y personal no docente acceso al agua potable y a elementos de higiene al tiempo que las familias sólo podrán ingresar al establecimiento con turno previo o cuando lo dispongan sus directivos.

Además, todos los alumnos deberán usar barbijos o máscaras de protección durante su permanencia en la escuela además de limpiar y desinfectar su lugar de trabajo.

También se permitirá la permanencia de personas hasta 15 minutos en lugares cerrados, no se podrá compartir ningún elemento personal ni de protección y todos deberán limpiar sus celulares con alcohol al momento de ingresar a la escuela.

Las autoridades de cada escuela deberán colocar a señalización y cartelería adecuada para comunicar medidas de seguridad generales y específicas según el tipo de actividad.

Además se prohibirán eventos o reuniones dentro de los establecimientos, incluyendo patios o sectores de juego, salvo juegos que conserven la distancia, y se debe señalizar en el suelo la distancia de seguridad para organizar las filas y/o grupos.

En cuanto al personal encargado de repartir viandas, deberán adoptar “nuevas prácticas en manipulación de alimentos”, las escuelas deberán tener “ventilación natural”, por lo que las puertas y ventanas tendrán que estar abiertas cada 90 minutos.

Los ascensores instalados en cada escuela sólo deberán ser utilizados para personas con dificultad de movilidad respetando el distanciamiento dentro de la cabina.

La cartera educativa recomendó, además “reducir al mínimo el traslado de elementos entre casa y escuela (como mochilas y juguetes) y, si se llevan, deben dejarse fuera del aula”.

El protocolo nacional sellado este jueves establece el piso de las pautas que deberán cumplirse

Agua, jabón y alcohol en gel

Aquellas instituciones que deseen retomar la actividad presencial deberán contar con insumos básicos de higiene: agua potable, jabón, alcohol en gel y cestos de basura.

Ingresos espaciados

Los ingresos ya no serán todos a la misma hora, a las 7:30 en el caso del turno mañana. En cambio, habrá distintos turnos de entrada para los cursos que definirán las mismas jurisdicciones con sus escuelas. La medida tiene un doble objetivo. Por un lado, evitar los aglutinamientos habituales. Por otro lado, busca descongestionar el transporte público en las principales ciudades.

Tapabocas en todo momento

Todos deberán usar tapabocas y en todo momento, más allá de que estén dentro de las aulas o en los espacios comunes de los establecimientos.

Distanciamiento social

En los pasillos, baños, patios y otros espacios comunes, el distanciamiento obligatorio será de 2 metros. En las aulas, con tapabocas y lavado de manos, será de al menos 1,5 metros. La medida llevará a dividir los cursos en dos o más grupos.

Los nuevos recreos

Buscarán que haya un turno específico para cada grado para evitar la interacción entre los cursos. Del mismo modo, los juegos tradicionales, como el fútbol o la mancha, estarán prohibidos. El objetivo, otra vez, es reducir el contacto físico al mínimo posible.

Sin actos escolares

Las fiestas por las fechas patrias, con decenas o hasta cientos de alumnos, docentes y padres reunidos en un salón, tampoco se podrán llevar adelante. Los actos escolares se suspenderán hasta que se recupere la normalidad.

Accionar ante un caso sospechoso

El primer paso ante la detección de un caso sospechoso será el aislamiento e hisopado del estudiante o docente en cuestión. Después se procederá al rastreo de sus contactos estrechos, los compañeros que tuvieron vínculo con él, para aislarlos y testearlos en caso de presentar síntomas. Al día siguiente, toda la escuela permanecerá cerrada y se suspenderá la actividad.