La justicia y la policía de Entre Ríos allanaron un predio rural de la zona de “El Duraznal”, en la ciudad entrerriana de Concordia, donde fueron rescatadas ocho personas, incluido un niño de 13 años, que eran explotadas laboralmente y en el mismo operativo detuvieron a las personas señalas como patrón y propietario del predio.

El allanamiento, según informó el Ministerio Público Fiscal, fue realizado ayer a pedido de la titular de la Fiscalía Federal de Concepción del Uruguay, María Josefina Minatta, ante el juez federal de esa jurisdicción, Pablo Seró.

Las víctimas, oriundas de la provincia de Misiones, se encontraban en condiciones de explotación, carentes de agua potable, sanitarios y luz eléctrica.

Las autoridades constataron que vivían en carpas precarias hechas con toldos de nailon negro y puntales de madera, dormían sobre colchones que eran elevados del piso con troncos y comían en condiciones de falta total de salubridad.

En el operativo intervinieron profesionales del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, del Ministerio de Justicia de la Nación, el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Entre Ríos y el Grupo Operativo de Investigaciones y Procedimientos (GOIP) de Gendarmería Nacional Argentina, de Concordia.

La investigación se inició a partir de que un grupo de bomberos voluntarios que combatían un incendio forestal descubrieron la presencia de diez personas que trabajaban en el predio en condiciones de extrema precariedad y vulnerabilidad, sin agua potable ni luz eléctrica, por lo que denunciaron tal circunstancia ante personal de Ministerio de Trabajo de la Provincia de Entre Ríos, que lo puso en conocimiento de la Fiscalía Federal.