La Cámara de Diputados aprobó ayer, luego de más de cuatro horas de debate, el proyecto de ley de emergencia solidaria que impulsa el gobierno provincial y que esta mañana será tratado en el Senado.

El debate comenzó con la exposición del presidente de la Cámara, Ángel Giano, quien aseguró que la norma tiene dos objetivos básicos: “asegurar el normal funcionamiento de la administración pública y hacer frente a la crisis sanitaria inédita, garantizando los servicios esenciales que el Estado tiene que cumplir”. Y añadió: “Claramente tiene también la finalidad de lograr la sustentabilidad de la Caja de Jubilaciones”.

Luego indicó que el proyecto de ley puede dividirse “en tres aspectos: uno referido al fortalecimiento y sustentabilidad de la Caja de Jubilaciones a través de aportes o contribuciones del personal en actividad y de pasivos; aportes solidarios que se dan mientras se mantenga la emergencia, que es transitoria, extraordinaria y tiene fines públicos claramente identificables”.

Además apuntó que el presupuesto provincial elaborado a fines del año pasado carece casi completamente de vigencia debido a las modificaciones que produjo la actual crisis sanitaria y económica.

Señaló que el aumento impositivo a tres sectores (bancos, mayoristas de medicamentos y producciones agrícolas de más de 1.000 hectáreas) es una norma justa, y explicó que el aporte previsional extraordinario estará destinado exclusivamente para la Caja de Jubilaciones.

Tras recordar las medidas del expresidente Mauricio Macri que desfinanciaron a la Provincia, insistió en la necesidad de la nueva ley. “Hablar de ley de emergencia no es agradable. Entendemos la posición de los compañeros de los gremios. Pero son medidas transitorias, terminan en junio del año que viene; son progresivas, al 85% no le impacta; del 15% restante, la mayoría son funcionarios o funcionarias. Los salarios más altos, funcionarios, legisladores, jueces, son los que más aportarán”, indicó Giano.

El jefe del bloque radical, Gustavo Cusinato, se quejó: “Por la forma intempestiva del tratamiento de la ley que nos dejó sin posibilidad de diálogo con los que son afectados”, dijo. Luego recordó que en reuniones con el gobierno provincial (mencionó una con la ministra de Gobierno, Rosario Romero) los legisladores opositores plantearon la conformación de un consejo económico y social para debatir posibles medidas para atender la situación financiera y el desfinanciamiento de la Caja de Jubilaciones, sin obtener respuesta favorable.

Luego criticó: “Esto no es una emergencia, es un plan de ajuste donde el gobernador asume todo el control de los demás poderes del Estado”, postuló. También aludió a que la recaudación de la ley de emergencia representa poco más de 2.200 millones de pesos, mientas que solo el déficit anual previsional ronda los 16.000 millones. En el mismo tono crítico aludió a la causa de los “contratos truchos” de la Legislatura, sosteniendo que el monto sujeto a investigación supera lo que recaudaría la ley.

El debate tuvo un fuerte contenido de cruces sobre lo ocurrido en la gestión macrista.

El oficialista Néstor Loggio, del Frente Creer, tomó el guante y precisó: “Nadie en su sano juicio puede pensar que no estamos en emergencia” para negar la necesidad de realizar un esfuerzo. “No existe la magia en política”, dijo en torno a la necesidad de que el Estado cobre impuestos para atender las necesidades de la población y cuestionando al sector liberal que pretende que haya buenos servicios sin tributos, según recogió la agencia APF. Luego fue el turno de Gracia Jaroslavsky (UCR en Cambiemos) quien cuestionó: “No corresponde que pretendan sacar con esta velocidad, sin discusión, sin consenso, una norma de extraordinaria importancia para la provincia. No entiendo el por qué”.

Luego se sucedieron Manuel Troncoso (PRO), y las oficialistas Stefanía Cora y Mariana Farfán, quienes adelantaron su abstención en la votación particular de los artículos que imponían descuentos a activos y pasivos del Estado. También se sumaron al debate los opositores Jorge Satto (PRO), Julián Maneiro (UCR) y Uriel Brupbacher.

El presidente de la bancada del PRO, Esteban Vitor, le recordó a Bordet la situación al inicio de su gestión atribuyéndole al exministro del Interior Rogelio Frigerio y al expresidente Macri haber asistido al gobierno provincial.

El jefe del bloque del Movimiento Social Entrerriano, Juan Domingo Zacarías, planteó ampliar la mirada del problema y centrarse en el reparto de la coparticipación federal del impuestos, en la cual la Nación ha ido despojando a las provincias de recursos que le pertenecen.

El último opositor en hablar fue el radical Eduardo Solari, quien remarcó la “responsabilidad de Bordet” señalando que gobierna la provincia desde hace 54 meses. El cierre correspondió al exintendente de Paraná Julio Solanas, quien primero refutó los dichos de los diputados opositores en defensa del gobierno de Macri y luego remarcó el carácter solidario de la ley. “Los que vamos a acompañar esta ley no nos sentimos en falta. Al contrario, es una ley que pretende poner en relieve lo que estamos viviendo los entrerrianos, de procurar ser solidarios, de que sea el arranque para un tiempo diferente después de la pandemia”, señaló.

En el Senado

En tanto, la Cámara de Senadores está convocada para hoy a las 11. En ese cuerpo, la amplia mayoría justicialista permite que la norma ingrese y se trate en la misma sesión. Ayer el gobernador Bordet dialogó por videoconferencia con los senadores oficialistas ante el inminente tratamiento de la iniciativa.