Una imagen muy emotiva se vio y quedó registrada durante la tarde del sábado pasado en el puente Salto Grande, cruce fronterizo entre Concordia y Salto. Allí, dos hermanas se fundieron en un abrazo luego de estar separadas, desde que comenzó la pandemia.

La situación se dio en el marco de una movilización organizada por el Grupo Puente, en solicitud de la apertura de frontera para permitir, entre otros puntos importantes, el reencuentro entre familiares, como el que se vivió en esta oportunidad.

Gabriela Minutti es una de las protagonistas del abrazo entre las vallas del puente cerrado. Ella es uruguaya y hace 25 años que se casó y se vino a vivir a Concordia, publica Diario Río Uruguay.

“Tengo dos hijos, uno nació en Salto y otro en Concordia”, comentó Minutti, y agregó que “somos una familia muy unida y tengo mi mamá y mis hermanos en Salto”.

Sobre el abrazo, Gabriela detalló que todo “fue sorpresivo porque yo no sabía que mi hermana iba a ir”. Es más, “cuando llegamos al cruce, la veo que ella venía caminando, muy sigilosamente, viendo si me veía”, mencionó.

“Fue una sorpresa tremenda haberla visto, cuando la vi ambas gritamos los sobrenombres de cada una”, dijo y detalló que el abrazo no duró más de 30 segundos y lloraron las dos. Posteriormente debieron separarse cuando vieron aparecer al personal de Gendarmería.

La protagonista de la foto deseó “que todos puedan hacer”. “Las veces que fuimos a protestar nos frenaron mucho antes y no nos dejaron pasar”, acotó.

Posteriormente, Gabriela se refirió a los anuncios que no se concretan de reapertura de la frontera, señalando que “si uno sabe que no los vas a ver más, te acostumbras; pero nos tienen con que la semana que viene, que ahora en octubre y así. Nos aprontamos, pero no llega nunca el día, por lo que la angustia es mayor”, sostuvo.