Durante la mañana del martes y ante un día histórico, comenzó la vacunación contra el coronavirus en el Hospital San Blas de Nogoyá con el médico neumólogo y referente Covid 19 para el departamento, Francisco Rodríguez, continuando con el director del hospital Javier Ascúa, la jefa del servicio de guardia Laura Aguirre y la jefa de enfermería, Noelia Diaz y varios trabajadores de la salud del hospital.

El nosocomio recibió las primeras dosis de la vacuna rusa entre el pasado domingo y este lunes, junto con otros hospitales de Entre Ríos.

“Con la cantidad de dosis que recibimos tuvimos que hacer una nómina prioritaria, para vacunar a todos aquellos agentes que están en atención directa y los que están más expuestos al virus entonces. Hicimos una planificación estratégica donde priorizamos a cada uno de los agentes”, explicó Díaz, jefa de enfermería, al aire de Radio Integral.

Estamos muy contentos“, apuntó.

La profesional contó que se vacunó primeramente a once personas del Hospital “para ver qué efectos adversos en 24 horas eran los más prevalentes y de ahí en más tratar mañana o el jueves el resto del personal”.

Cabe resaltar que los efectos adversos a los que se refirió la jefa de enfermería están dentro de los marcos estipulados. Es decir, están establecidos que puedan llegar a ocurrir.

La vacuna contra el coronavirus “nos da esperanza de que todo esto comience a terminar”, sentenció.

Sin embargo, agregó que la vacuna “no es la solución. La gente no tiene que creer que porque ya tenemos la vacuna no tenemos que seguir cuidándonos, porque de aquí a que todo el mundo se inmunice va a pasar un largo tiempo”.

“Yo hoy me apliqué la vacuna y no les voy a decir que no tenía temores y demás, pero hay que darle una cuota de confianza para ver el impacto que eso nos produce y sentirnos seguros y con mucha fe más que nada”, concluyó Díaz.