El 36 por ciento del área sembrada con maíz de segunda y tardío en Entre Ríos presenta una condición óptima en zonas productoras, producto de la falta de agua en la región, aseguró hoy la Bolsa de Cereales de la provincia.

De esta forma, en el último mes -al tomar en cuenta el informe de febrero pasado- la superficie que se encuentra en condición buena y muy buena, macó un retroceso de 61 puntos porcentual.

Sobre un total de más de 23.800 hectáreas sembradas con maíz de segunda, sólo un 4% se encuentra con muy buena condición (21 puntos menos); y 32% en buena condición (40 puntos menos).

En tanto el 38% registra una condición regular y el 26% restante está en mal estado.

La entidad bursátil remarcó que “la falta de agua que afecta a la región” provocó “este efecto negativo” en la calidad del cultivo.

En tanto, el organismo entrerriano manifestó que el grano se encuentra en pleno llenado de granos (R3 grano lechoso).

Por otra parte, comunicó que la cosecha de arroz “avanza de manera lenta” en Entre Ríos, donde se cosechó un 10% de las 63.500 hectáreas implantadas en la campaña agrícola 2020/21, con “un rinde muy variable”.

La Bolsa entrerriana detalló que la elevada humedad del grano y una elevada presencia de granos verdes con emergencias desparejas son las causas de la dispar cosecha del grano, con diferencias en los estados fenológicos dentro de un mismo lote.

Asimismo, los colaboradores manifestaron “diferencias significativas en el rendimiento de lotes afectados por pyricularia y que no recibieron tratamientos” con fungicidas.

Finalmente, la entidad señaló que comenzó la cosecha de los primeros lotes de sorgo, donde ya se trabajaron unas 18.000 (13%) de las 139.000 hectáreas, la segunda superficie más elevada de los últimos 20 años.