La Semana Mundial de la Lactancia Materna, instaurada oficialmente por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF en 1992, es actualmente el movimiento social más extendido en defensa de la lactancia materna. Se celebra en más de 120 países, del 1 al 7 de agosto.

“Se debe a que la leche materna tiene muchos beneficios que por ahí nosotros año a año tratamos de reforzar y todo el tiempo promocionar estos beneficios”, comentó la nutricionista Bárbara Saldaña en Radio Integral Maciá.

La celebración “este año se está apuntando además de que se conozcan los beneficios de la leche materna tanto para la mamá, para el bebé y para la sociedad, es el apoyo que necesita la madre para ese momento de la vida. Muchas veces se lo ve como como un momento tan iluminado, pero también las mamás pasamos por un momento previo, que es del que no se habla tanto, y necesitamos del acompañamiento del entorno social, laboral, familiar”, comentó la profesional.

“Los primeros días de empezar a amamantar no son los que uno piensa, más que nada cuando se es madre primeriza”, dijo Saldaña, y agregó: “Al principio cuando nace el bebé está lo que se llama el calostro que es una leche un poco más transparente y que por ahí se comete el error de desecharla pensando de que no sirve, y es todo lo contrario, es súper importante que el bebé tome ese calostro porque es lo que necesita en ese momento, y después la leche va cambiando su composición de acuerdo al crecimiento bebé”.

¿Hasta que edad es recomendable dar la teta?

“Exclusiva desde que nace hasta los seis meses, después hasta los dos años pero ya ahí es complementaria con diferentes alimentos de a poquito mientras va creciendo el bebé, pero exclusiva es hasta los seis meses. La lactancia materna hoy por hoy es un derecho de todas mujeres y de todos los niños por nacer: hay una ley en nuestro país que al momento de trabajar a la mamá le corresponde un horario en el que ella pueda salir o pueda traer al bebé para darle la teta”

Alimentación en cuarentena

“Hubo demasiado incremento de consumo de harinas, grasa, manteca, crema, esto quiere decir que se cocinó una comida un poco más suculenta, y al estar encerrados los hábitos cambiaron”, aseguró la nutricionista.

“Nuestro cuerpo necesita de todo pero en su justa medida, el mate no nos aporta nada al igual que el té, solamente es una infusión. El mate puede estar, no hay problema, pero nunca debe reemplazar una de las cuatro comidas, por ejemplo un almuerzo o una merienda“.