Entre Ríos recibió más de 850.000 turistas durante los primeros 85 días de esta temporada de verano, quienes generaron un impacto económico de unos 5.500 millones de pesos, informó hoy el gobierno provincial.

La provincia fue el tercer destino más elegido del país, al concentrar el 7,5% del movimiento nacional, con una estadía promedio de 3,7 noches, según datos estimados en base al certificado Cuidar Verano.

Durante la temporada que comenzó el 4 de diciembre pasado, los picos de afluencia se dieron el fin de semana largo de Carnaval, con más de 165.000 visitantes, el último fin de semana de enero y el primero de este mes.

Las ciudades de Gualeguaychú, Colón, Federación, Victoria, Concepción del Uruguay, Concordia, Paraná, San José, Villa Paranacito, Puerto Ibicuy, María Grande, Gualeguay, Villa Elisa, Chajarí y La Paz, fueron las más demandadas.

El 39% de los turistas provino de la provincia de Buenos Aires, el 17,7% de Ciudad de Buenos Aires y el resto lo hizo desde Santa Fe (14,1%) y Córdoba (4,5%), más un 15,1% que se movilizó de Corrientes Chaco y la misma Entre Ríos.

La mayoría de los viajeros fue parte de un grupo familiar (54,9%), mientras el 30,1% viajó en pareja, el 11,3% con amigos y el restante 3,7% se movilizó de manera individual.

El impacto económico de 5.500 millones de pesos contempla alojamiento, comidas, compras, excursiones y entradas a espectáculos, parques y entretenimientos, entre otros gastos.

Quienes pernoctaron en alojamientos convencionales promediaron un gasto diario por persona de 3.500 pesos, que bajó a 2.200 para los que ocuparon cabañas, bungalows, casas, departamentos o campings, y a 1.100 pesos en el caso de excursionistas y quienes permanecieron en casa de amigos y familiares.

El 68,9% de los visitantes se alojó en establecimientos extrahoteleros, con un promedio de ocupación del 75%, mientras que el 31,1% lo hizo en hoteles, aparts o hostels, donde generaron una ocupación promedio del 40%.

Las cabañas, bungalows, establecimientos rurales, casas de alquiler, y alojamientos en entornos naturales recibieron una mayor demanda que los hoteles y hospedjes convencionales, debido al contexto de pandemia.

Según el informe, los turistas eligieron esta provincia por “sus termas, naturaleza, playas y por parecer un destino seguro respecto al riesgo de contagio por Covid-19”.

El ministro de Producción, Turismo y Desarrollo Económico provincial, Juan José Bahillo, consideró que la actividad turística “fue una de las más resentidas y afectadas por la pandemia, y falta tiempo para que se recomponga la situación patrimonial”.