En los últimos días se conoció la noticia de que una plaga de langostas ingresaron al país desde Paraguay, pasaron por Formosa, desde allí a Chaco, Santa Fe y Corrientes. De acuerdo a la información que manejan desde INTA y Senasa, hay posibilidades de que su avance incluya al territorio entrerriano, empujadas por el viento norte.

En este sentido, el Ingeniero Agrónomo Víctor Veik habló en Radio Integral y contó detalles de esta plaga y los daños que puede causar, más que nada al sector agropecuario. En primer lugar, dijo que esta plaga “fue descendiendo muy rápido” desde otros países vecinos “porque semanas atrás tuvimos días muy  favorables en cuanto a temperatura y viento norte con lo cual permitió que avanzara muchos kilómetros por día y se la está monitoreando, se la está siguiendo”.

El organismo que controla al insecto es “el Senasa. Este trabaja en contacto con los productores para justamente para ir monitoreando el avance y demás. Aparte se van registrando variables como es el tema de si estas langostas están haciendo postura de huevos o no, para si tener un panorama a futuro especialmente para la próxima campaña si es que se puede llegar a generar un problema más importante”.

Esta plaga “ocasionaba mucho daño por los años cuarenta, cincuenta y sesenta, especialmente en la provincia de Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes y Chaco. Son plagas que cuando se desarrollan en un ambiente favorable no ocasionan mucho daño porque se comportan en forma solitaria. El tema es que cuando la cantidad de población se incrementa y las condiciones del medio donde están por falta de alimento, temperatura y demás, ahí cambian el comportamiento. Especialmente esta especie que justamente se la llama langosta migratoria cambia su comportamiento y tiene un comportamiento gregario y ahí es donde empieza a provocar grandes daños”, contó el ingeniero.

El mayor problema de esta plaga es que “básicamente se comen todo al paso, todo lo que tienen a su paso lo devoran, porque tienen una voracidad muy alta en los primeros estadios de vida. El ciclo de vida de una langosta es en primavera, verano, de alrededor de cuarenta y cinco a sesenta días. Tiene un periodo de voracidad muy alta desde los quince días de vida hasta el día treinta y cinco o cuarenta que es donde se está desarrollando y donde eta creciendo”, desarrolló Veik.

“Seguramente las condiciones climáticas irán a dejar de ser favorables en los próximos días por el frío y demás y no habrá mayores problemas. De todas formas justamente el Senasa está monitoreando eso día a día y lo que se les pide a los productores que lleguen a detectar el problema es que avisen para justamente ir monitoreando y esté todo bajo control. Llegado el caso que haya que tomar medidas de aplicaciones se verá llegado el momento pero por lo pronto se las está monitoreando y se las está siguiendo”, concluyó Veik quién amablemente nos comentó sobre esta plaga en Radio Integral.