Uno de los grandes artistas entrerrianos como lo es José Martínez, director del grupo musical Los Andariegos del Litoral, conversó con Radio Integral, contó como viene llevando la pandemia el conjunto y grandes anécdotas de su historia de vida.

“Estoy en contacto con muchos músicos sobre todo los Chamameceros, los Chamarriteros y grupos tanto de la provincia de Entre Ríos como de Santa Fe, Buenos Aires, Corrientes. Estamos prácticamente sin trabajar porque no hay festivales donde hacíamos las presentaciones. La situación económica está un poco difícil”, dijo en primer lugar, con respecto a los distintos festivales que se suspendieron”.

“Hemos grabado ya llevamos más de 20 discos, 18 con Los Andariegos Del Litoral y otros con amigos. Los que estamos inscriptos en AADI-CAPIF, la Asociación Argentina De Intérpretes, pagan la difusión cada seis meses, pero es muy poco. Sadaic recauda si hay festivales y paga a los autores de acuerdo a las planillas que recibe, pero al no actuar no se presenta planilla“, dijo.

“Tenía actuaciones propias con fechas programadas hasta fin de año en Gualeguay, Gualeguaychú, Concordia, Villaguay, San Nicolás, que también quedaron sin efecto por la situación”, contó en artista.

“Con respecto a mis actividades, además de la música cumplía una función social con respecto a la fe, mi trabajo como cristiano es llevar siempre un mensaje de paz a la gente, salía a recorrer casas en distintos pueblos, orando por los enfermos, y todas esas actividades de alguna forma las he seguido haciendo por teléfono. También, junto con mi nieto Agustín  Martínez tocamos acordeón y guitarra y hacemos salidas por Facebook para poder estar de alguna forma con nuestra gente y llevarle un mensaje alentador en esta situación problemática que estamos viviendo en la actualidad”, desarrolló Martínez.

El músico tiene la función de alegrar a su pueblo y se extraña no poder verse con la gente los fines de semana en distintos eventos. Yo tengo un concepto de que la alegría es una de las principales medicinas. Siempre digo que caminar, estar contento y rezar le hacen muy bien a la salud. Cuando estuve grave Jesús me dio una segunda oportunidad y hoy mi compromiso es aún mayor”, mencionó en relación a su rica historia de vida.

“Teníamos el proyecto de grabar un disco, volumen 19, pero lo dejamos porque la mayor venta la hacíamos saliendo a las actuaciones, donde podíamos vender nuestro trabajo, si bien se difunde por los medios de comunicación no llegamos a desquitar la inversión que implica hoy grabar un disco: estamos de $120.000, por lo que el proyecto está a la espera de que todo se normalice. También tengo un proyecto de editar un nuevo libro que está frenado, por lo que sigo trabajando con el primer libro mío que se llama “Si Te gusta Mi Canto” que ya se ha reeditado siete veces”.

Una anécdota respecto a la canción “La Hermanita Menor”

“La escribí en el Hospital San Martin, en el tercer piso donde atienden a los enfermos por leucemia y mi caso era terminal, y ahí las enfermeras fueron como mis hermanas, justamente de ahí sale el título de la canción. Me cuidaban las 24 horas y la empecé a escribir en la mesa de luz de mi habitación. Ana, una enfermara de las más allegadas con quien habíamos hecho una amistad muy linda debía retirase a las 2 de la tarde y una vez se quedó dos horas más de su horario para hacerme los controles porque tenía miedo que otra enfermera no lo pueda hacer de la forma correcta y me hiciera sufrir más”, detalló José.

Ese día sentí que había encontrado la hermana que no tuve, poniendo el corazón en todo lo que hacen los enfermeros y en estos tiempos de pandemia hasta dejando la vida. La escribí hace casi 20 años atrás por las dudas, como el médico me había dicho que ya no tenía remedio, entonces fue como un agradecimiento que quise dejar, pero el mundo siguió andando y hoy puedo felizmente contar esa historia”, concluyó el artista en Radio Integral Maciá.