En las últimas horas, el Partido Justicialista de Entre Ríos había dado a conocer un comunicado en el que se remarcaba que Rogelio Frigerio era responsable directo del espionaje ilegal en la Dirección Nacional de Migraciones, que salió a la luz, este lunes, en los medios nacionales.

“Hace pocos días hice pública la decisión de trabajar en un proyecto de transformación de la Provincia. Planteé que estaba también dispuesto, si fuera necesario para el proyecto, a ser candidato. Esta campaña de difamación en Entre Ríos por parte de algunos funcionarios del oficialismo no es casualidad. Claramente forma parte de una operación para intentar deslegitimarme con un tema en el que no tengo nada que ver y que, de ser cierto, jamás avalaría”, reaccionó el exministro del Interior, tras conocer el comunicado.

“En última instancia, soy también un damnificado, porque apareció mi nombre en las listas de los presuntos espiados. Tal es así que instruí a mis abogados para que hoy mismo me presenten como querellante en la causa. No descarto tampoco que esta movida tenga el propósito de intentar desviar la atención sobre los temas acontecidos en la última semana respecto a la vacunación contra el COVID 19, que provocaron tanta indignación en la sociedad”, declaró en la gira por Concordia, Federación y Colón.

Explicó que “la Dirección Nacional de Migraciones dependía del Ministerio a mi cargo. Junto con por lo menos otras 30 direcciones más. Su función, entre otras, es llevar el registro de todas las entradas y salidas del país. A esa base de datos tienen, a partir de un decreto firmado en 2010 por la ex presidente CFK, acceso varías dependencias del Estado. Desde la justicia a las Fuerzas de Seguridad, pasando por la AFI y la AFIP, entre otras”.

“Las listas de “espiados”, por lo que se divulgó en la prensa, sumarían unas 58.000 personas distribuidas a lo largo y ancho de todo el país.

Pero no es casualidad que de este tema hoy se esté hablando solamente en Entre Ríos, y en ninguna otra provincia más. Y claramente con el objetivo de embarrar la discusión política local”, remarcó Frigerio.

“Soy de los que están convencidos de que la gente no quiere ver a los políticos pasándose facturas ni acusándose unos a otros, sino trabajando juntos en los problemas concretos que le quitan el sueño a la sociedad”, señaló y aclaró que “a la gente lo que le importa es vivir mejor. Que los politicos se ocupen de resolver sus problemas concretos del día a día. No de una agenda que es solo importante para la dirigencia política, pero alejada cada vez más de los ciudadanos de a pie”.

“Mientras algunos judicializan la política y politizan la justicia, la gente vive cada vez más angustiada. Con una educación que prepara cada vez peor a nuestros chicos para los desafíos del siglo 21, con un sistema de salud que se deteriora día a día, con una inseguridad creciente, sin inversión en infraestructura, con un Estado incapaz de cuidar el medio ambiente”, agregó.

Aseguró que está dispuesto a trabajar hoy mismo con el oficialismo de la Provincia “para intentar resolver todos estos problemas que en casi 20 años gobiernos del mismo signo político no pudieron solucionar”.

“Si el oficialismo finalmente nos convoca, ahí vamos a estar. Poniendo el cuerpo desde la oposición para trabajar por la gente. Si, en cambio, lo que se propone es ensuciar a otros con acusaciones infundadas, embarrar la discusión política, plantear las diferencias en términos de agravios personales, no me van a encontrar. No voy a contestar. No cuenten conmigo para eso. Ante cada mentira o difamación voy a contestar estando más cerca de la gente y de sus problemas reales”, concluyó.