La joven recibió dos mordeduras en la mano. Ocurrió en el sector de la costanera de Santo Tomé donde los vecinos acuden para hacer actividad física. Las altas temperaturas propiciaron la aparición de la serpiente venenosa.

Una joven de 21 años recibió dos mordeduras de una yarará en la costanera de la localidad santafesina de Santo Tomé. El hecho ocurrió cuando la mujer realizaba ejercicios físicos en los aparatos que están instalados en el espacio verde ubicado frente al Concejo Municipal. La víctima fue trasladada al SAMCo y luego fue derivada al Hospital Cullen.

Martina, la mamá de Ángela dio a conocer que actualmente la joven “está estable, le hicieron análisis, quedó internada por precaución. Después vuelve a casa con un tratamiento profundo de medicamentos”.

Al ser consultada sobre el momento exacto en que ocurrió el ataque de la yarará, contó que fue mientras procedían a elongar, luego de haber realizado ejercicios. “Se sentaron y ella sintió un pinchazo. Pensó que era una rama, pero cuando se miró el brazo vio que le salía mucha sangre”, expresó. Destacó la rapidez de las jóvenes para poder sacarle una foto al animal.

Fuente: Elonce.com