A raíz de la iniciativa de la Municipalidad de Maciá que busca expropiar el predio del ex frigorífico que lleva años abandonado, salió a la luz nuevamente un gran conflicto laboral que involucra a varios trabajadores de nuestra localidad y a los ex directivos de la empresa.

A finales de 2013, cuando la compañía todavía estaba en funcionamiento, “de un momento a otro los dueños no respondieron más el teléfono, nos dejaron totalmente a la deriva, no hubo comunicación con ellos, no hubo pago de sueldos, aguinaldos, vacaciones y terminamos 35 compañeros y familias sin trabajo”, contó Alexis Cortea, uno de los trabajadores afectados, a Radio Integral.

Según dijo, los directivos a cargo de la empresa en ese momento comenzaron a llevarse de a poco los vehículos y herramientas de valor, con la excusa de “repararlos”, hasta el punto de no responder más el teléfono y los llamados. En diciembre de 2013 el frigorífico no volvió a funcionar más en Maciá.

Si bien directamente fueron 35 trabajadores en quedar sin trabajo, “estaban los fleteros, los carniceros, los productores, los comisionistas”, por lo tanto, el número de personas afectadas fue mayor.

Los últimos directivos de la empresa son de la provincia de Buenos Aires. “El frigorífico venía con problemas de hace muchísimos años, no solo con los últimos dueños, sino con anteriores también, con embargos, juicios laborales, quiebra, se ha perjudicado a muchísimos productores, comisionistas, fleteros y este último tiempo fuimos nosotros los que caímos”.

En 2014 los ex empleados decidieron iniciar un juicio laboral contra los empleadores. “Varios compañeros decidimos presentar un juicio laboral para ver si podíamos tener algún un tipo de respuesta”.

“Nos juntamos con un profesional de Maciá que nos dio una mano muy grande. La mayoría hasta el día de hoy sigue con el juicio laboral”. Sin embargo, Cortea detalló que muchos trabajadores han desistido de seguir adelante con el juicio por los problemas que esto acarrea: viajes constantemente, pago de abogados, presentación de testigos, etc.

Los ex empleados que continuaron adelante con el proceso legal, “algunos lo ganaron y otros lo han perdido”. Sin embargo, los que “tuvieron resolución favorable hasta el día de hoy no han tenido ningún tipo de novedad de cobro ni de nada por el estilo”.

“Por parte de los directivos siempre hay trabas, apelan para estirar más en tiempo para generar agotamiento en nosotros, con el objetivo de que de alguna manera u otra nos alejemos y no sigamos con esto, pero nosotros estamos a la lucha de seguir hasta el final”, concluyó Cortea.