El camionero maciaense Leandro Boggian tuvo que viajar 400 km con una faja en la puerta de su vehículo, con el objetivo de no bajarse, lo que supone ser una medida de control ante la pandemia.

Es un hecho que claramente sobrepasa todos los límites de las libertades individuales. El transportista habló en Radio Integral Maciá y aseguró que “es algo ilógico, me provocó rabia, es algo que no tiene lógica”.

“Llegué al límite de Santa Fe y Santiago del Estero y me pusieron una faja para que atraviese toda la provincia, para que no pueda bajarme del camión. Son más o menos 400 km de viaje, es algo imposible que en 400 km uno no se pueda bajar”, dijo el maciaense.

La palabra de Leandro: