La Asociación Brasileña de Prensa (ABP) presentará una demanda ante la Corte Suprema contra el presidente del país, Jair Bolsonaro, a quien acusan de “poner en riesgo” la vida de los periodistas que acompañaron la rueda de prensa en la que anunció el resultado positivo del test de coronavirus.

“A pesar de saber que estaba infectado con la Covid-19, el presidente Jair Bolsonaro continúa actuando de forma criminal y poniendo en riesgo la vida de otras personas”, señaló el presidente de la ABP, Paulo Jerónimo de Sousa, en un comunicado hecho público.

De Sousa denuncia que el mandatario ultraderechista “rompió el aislamiento recomendado por los médicos” y “recibió periodistas de medios de comunicación que considera afines” a sus políticas para “informarles personalmente” que está infectado, según señala la agencia de noticias EFE.

El jefe de Estado, de 65 años, compareció ayer con un barbijo blanco sin respetar la distancia de seguridad con los reporteros que se encontraban en el lugar, quienes durante la comparecencia sostuvieron sus micrófonos cerca de la boca tapada del gobernante.

Casi al final de su intervención, Bolsonaro, uno de los mandatarios más escépticos sobre la gravedad de la pandemia, dio unos pasos para atrás para alejarse unos pocos metros de los periodistas y se quitó la mascarilla a fin de pronunciar unas últimas palabras.

Para la asociación periodística, la actitud del mandatario infringió el artículo 131 del Código Penal brasileño que castiga “practicar, con el fin de transmitir a otros una enfermedad grave de la que se está infectado” o “un acto capaz de producir el contagio”, bajo pena de uno a cuatro años de cárcel y multa.