La primera etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2017/2018, concluyó con el abastecimiento del 60 por ciento del las bases argentinas en el continente blanco, realizada con medios propios. El trabajo prioritario lo realizó el rompehielos Almirante Irízar, que volvió a operar luego de diez años de inactividad.

Luego de concluir esta fase, el Irízar arribó a la ciudad de Ushuaia y volverá a los mares antárticos en los próximos días para proseguir con la segunda parte de la misión.

El buque polar encaró la CAV luego de permanecer diez años inactivo y la llevó a cabo con éxito junto al aviso ARA Estrecho de San Carlos y al transporte ARA Canal Beagle.

Su retorno a la Antártida tras ser íntegramente reparado y modernizado en astilleros nacionales, permite a nuestro país llevar adelante la campaña con la totalidad de medios propios.

De la CAV participaron también los helicópteros MI-17 y Bell 212, los aviones Twin Otter y el C130 Hércules, de la Fuerza Aérea Argentina.

Después de una década, el rompehielos llegó a la base Marambio, donde junto al buque Estrecho de San Carlos operó con los Vehículos Anfibios sobre Ruedas (VAR) de la Infantería de Marina y realizó el traspaso de carga con un helicóptero MI-17 de la Fuerza Aérea Argentina.

Durante esta primera etapa se concretó el 60 por ciento del reabastecimiento general destinado a las bases antárticas argentinas, lo que incluyó la totalidad del abastecimiento a Orcadas, Carlini y Belgrano II.

En el caso de Marambio, se abasteció hasta el momento un 40 por ciento y durante la segunda etapa de la campaña se completará la entrega de la carga y el reabastecimiento de la base San Martín.

Radio Integral Maciá