El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, destacó este martes que sólo Paraná, Villa del Rosario y Gualeguaychú tienen transmisión de coronavirus por conglomerado, mientras en el resto de la provincia “ya se habilitaron cultos religiosos, gimnasios y deportes”, entre otras actividades, pero anunció que en la ciudad capital se buscará desde hoy reducir la circulación de gente “al 25% o 30%”.

En ese marco, pidió “restringir al máximo la circulación, las actividades y reuniones familiares, mantener distanciamiento, y usar tapabocas” en esas tres ciudades, para “no tener circulación activa” del virus.

El aumento de casos en Entre Ríos “obedece a los crecimientos de la pandemia en el país”, por lo que la provincia “trabaja con todos los recursos humanos y materiales para mitigar los efectos”, explicó Bordet en conferencia de prensa.

“El sistema sanitario ha respondido perfectamente, alberga a los pacientes y da respuestas satisfactorias en toda la provincia”, agregó.

Dijo además que la circulación de personas “innecesaria genera contagios y pone en riesgo todos los logros conseguidos”.

Por eso en Paraná, la capital entrerriana, se establecerán a partir de hoy “controles más estrictos y severos” para “disminuir drásticamente la circulación a sólo el 25% o 30%”.

El mandatario provincial indicó que se dispondrán “todas las fuerzas de seguridad provinciales, los recursos municipales y el auxilio de las fuerzas federales” para controlar la circulación.

“Tendremos que acostumbrarnos porque el planeta cambió a una nueva normalidad y adaptarnos a estas nuevas costumbres y hábitos, no va a haber una normalidad como la que teníamos anteriormente hasta que no haya una vacuna”, consideró el gobernador.

Calificó la situación como “el momento más crítico de manera histórica en el sistema sanitario” y por eso pidió “estar alerta, trabajando y poniendo el máximo esfuerzo”.

“Genera cansancio y fatiga pero tenemos que sacar las fuerzas necesarias para cuanto antes tener una situación que permita tener las actividades habilitadas”, concluyó.

Por su parte, el intendente de Paraná, Adán Bahl, mencionó que se duplicará el personal municipal que trabajará en los controles con las fuerzas provinciales y nacionales.

“Estrictamente se debe circular sólo lo necesario, es imprescindible y necesario que todos hagamos nuestra parte, aplicando medidas en el día a día, en los ámbitos laborales pero también familiares”, señaló.

Además, consideró que se trata “de una lucha de toda la sociedad contra la pandemia”, y pidió trabajar y cumplir con las normas para “sostener la actividad económica que tan golpeada está desde hace unos años”.