Autoridades sanitarias de Santa Fe constataron tres posibles casos de la cepa Delta de coronavirus en Santo Tomé. Los portadores son tres menores de edad, que llegaron hace pocos días de Estados Unidos. Uno de ellos asistió a un cumpleaños, obligando a que 22 personas sean aisladas. Entre ellas, hay entrerrianos, confirmaron fuentes del Ministerio de Salud de la vecina provincia y de la cartera sanitaria entrerriana.

El secretario de Salud de Santa Fe, Jorge Prieto, afirmó este martes, en contacto con la prensa, que los infectados cumplieron, al regresar del exterior, con el protocolo vigente: ingresaron con PCR negativo, hicieron un test rápido en Ezeiza, respetaron la cuarentena y nuevamente fueron hisopados al séptimo día. Confiados en que el resultado sería negativo, uno de los niños fue a una fiesta. Sin embargo, no sólo fue positivo, sino que además se sospecha que sería de la variante Delta, altamente contagiosa.

El funcionario de salud señaló que son “menores de 10 años” y por lo tanto “es un rango que no ha sido alcanzado por la vacunación”.

Para ratificar si los contagiados portan la cepa aún falta un estudio de secuenciación, que demora entre 48 y 72 horas, en Rosario, Rafaela o el Instituto Malbrán de Buenos Aires.

En cuanto a los entrerrianos, desde el Ministerio de Salud entrerriano confirmaron que se está haciendo el seguimiento correspondiente.

Ahora.com.ar