El presidente del Centro de Acopiadores de Entre Ríos, Martín Berglionomini, habló en Radio Integral Maciá sobre el vandalismo rural y las roturas de silobolsas que vienen teniendo lugar principalmente en Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. Contó que desde el sector sospechan que se este tipo de delincuencia “tiene un tinte político”, pero todavía “no se sabe”.

“Hay sospechas de que tienen un tinte político, pero la realidad es que no se sabe, pero tampoco podemos conjeturar porque hay que actuar con mucha seriedad, ya que son cosas muy delicadas. Nos preocupa muchísimo, estamos pidiendo por favor que haya una intervención del gobierno para que investiguen quienes son los responsables de esta semejante barbaridad que está sucediendo”, aseguró.

Todo esto empezó hace “un mes y medio o dos meses”. Y además “hubo quema de campos a punto de cosecharse, esto es una pérdida grande porque un silobolsa si actúas con celeridad por ahí recuperas algo de lo dañado pero un campo que se quema a punto de cosechar es una pérdida del cien por cien de esta producción y de esta inversión que vos sabes que se entierra mucho dinero imagínate la desazón de esos productores”, afirmó el presidente del Centro de Acopiadores de Entre Ríos.

“Ya no son hechos aislados sino que día a día nos enteramos de algún nuevo hecho. Llama la atención el silencio de las autoridades, de por lo menos no salir a condenar esta semejante barbaridad”.

Asimismo, advirtió a los productores que si sufren este tipo de vandalismos “por favor denunciemos. Muchas veces me han dicho algunos colegas ‘no, mirá, no lo denuncio porque a lo mejor me rompieron dos bolsas y si voy y denuncio me van a romper cinco’, pero me parece que eso no sirve, hay que permitir que actúe la ley, que actué la justicia”.

“El productor lo que tiene guardado es su capital de trabajo, es su moneda de cambio, es lo que necesita para canjear ahora en septiembre para comprar el maíz para poder volver a sembrar, es el futuro fertilizante para ponerle a la soja que va a sembrar en noviembre,  o el combustible que va a necesitar durante todo el año”, enfatizó Berglionomini.

Todos creemos que esto tiene un tinte político para generar presión para que se liquiden divisas por la gran necesidad de dólares que hay en el Banco Central, pero la realidad es que el productor no puede salir a vender todo y transformarlo a peso porque todas nuestras necesidades productivas son en dólares. Si el productor vende todo y le agarra un problema en el tipo de cambio, que creemos que puede suceder o no, pero en definitiva es potestad de cada productor liquidar o no liquidar sus granos”, concluyó al aire de nuestra emisora.