Asambleas, organizaciones y diferentes espacios de Entre Ríos rechazaron la decisión de la Justicia de esa provincia por beneficiar con prisión domiciliaria al hijo de una exjueza que estaba detenido por el femicidio de su novia, Julieta Riera, golpeada y arrojada desde el octavo piso de un edificio en la zona céntrica de la ciudad de Paraná el 30 de abril pasado.

Para la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná, el Poder Judicial “sin perspectiva de género” tomó la decisión “amparado en el poder de ese sistema y en los privilegios de clase” del detenido.

La decisión fue adoptada este miércoles por la vocal de Juicios y Apelaciones 1 de Paraná, Carolina Castagno, quien le concedió el arresto domiciliario a Jorge Julián Christe (31) por el plazo de 60 días con el monitoreo electrónico.

Christe deberá cumplir el arresto en su departamento del sexto piso del mismo edificio donde se cometió el femicidio, bajo la custodia de su madre, la exjueza en lo Civil y Comercial Ana María Stagnaro.

Por eso, la Asamblea expresó su “más enérgico repudio” a la decisión, y aseguró que los beneficios fueron otorgados por “su condición de ser hijo de una (ex) jueza”.

“No hay justicia si se aplican derechos procesales a quienes detentan dinero y poder. Exigimos justicia por Julieta y basta de justicia misógina”, concluyó el espacio en un comunicado.

Por su parte, la organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) Entre Ríos destacó que “escasea” en la Justicia la “perspectiva de género” y que hubo “una mirada clasista a la hora de tomar una decisión”.

“Nuestra Justicia demuestra el privilegio que poseen quienes tienen mayor poder adquisitivo y sobre todo los varones heterocis, basta sólo con observar la rapidez y efectividad con la que se actuó a la hora de condenar a Nahir Galarza”, consideró la agrupación.