Miles de estudiantes y docentes marcharon para defender “la educación pública” y pedir mayor aumento salarial

Se movilizaron desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo, con fuertes críticas al Gobierno.

En medio de una intensa lluvia, sindicatos docentes universitarios y los estudiantes se movilizaron en el Centro porteño para reclamar aumento salarial y mayor presupuesto educativo, en el marco de una jornada de protestas que se extendió en diferentes rincones del país.

Luego del corte realizado por la mañana en el Obelisco, cerca de 100 mil docentes y estudiantes, a los que se sumaron bloques opositores, organizaciones de científicos y de derechos humanos, se reunieron a las 17 en el Congreso y caminaron hasta Plaza de Mayo para visibilizar su reclamo; un conflicto que ya lleva más de tres semanas y que incluye paros docentes y tomas estudiantiles, entre otras medidas de fuerza.

Los mensajes de los alumnos apuntaron a una crisis en la educación pública: “La educación es un derecho, no un negocio”, “¿por qué tanto miedo de educar al pueblo?” o “la universidad pública no se toca”, fueron algunas de las consignas que se leían entre los manifestantes, donde proliferaban las banderas de La Cámpora y otros partidos políticos, además de los paraguas.

También hubo un grupo de jóvenes que vistió guardapolvos blancos como símbolo de la lucha por la educación, mientras que otro grupo marchaba al ritmo de las batucadas y redoblantes.

Lautaro Leopardi, del centro de estudiantes de la Facultad de Medicina de La Plata, se refirió a la situación de la universidad como algo “inaguantable” y apuntó al Gobierno. “Las políticas están dejando a cada vez más estudiantes fuera del aula. Se nota en la falta de becas para el comedor y material de estudio. La universidad sigue funcionando, pero se votó el cese de actividades para venir a la marcha”, sostuvo.

De manera similar se expresó Adriana Kenig, del centro de estudiantes de Filosofía y Letras de la UBA: “Estamos sin clases desde el 6 de agosto y llevamos dos días con la facultad tomada por decisión de más de 500 personas. Exigimos el 30 por ciento de aumento para nuestros docentes”.

En tanto, el científico Alberto Kornblihtt, biólogo molecular y doctor en Ciencias Químicas, fue contundente: “Esta manifestación es gigantesca, hay miles de personas como nunca se ha visto defendiendo la educación pública, la universidad pública estatal gratuita, la ciencia y la tecnología, frente a un gobierno que la está atacando y la está agobiando”.

Entre los referentes docentes se destacaron Sonia Alesso, secretaria general de CTERA; Eduardo López, secretario general de UTE-CTERA; Carlos De Feo, titular de Conadu; y Roberto Baradel, de Suteba, entre otros. También se hizo presente Nora Cortiñas, fundadora de Madres de Plaza de Mayo, quien apoyó a los docentes y universitarios.

A lo largo de la Avenida de Mayo no faltaron los vendedores de pañuelos. Además del verde (por el aborto legal) y el naranja (por la separación del Estado y la Iglesia), ofrecían unos azules y blancos con la consigna “en defensa de la educación pública”. También estuvieron los que expendían pilotos para soportar la lluvia. No obstante, más de un manifestante utilizó bolsas de residuos para cubrirse la cabeza y el cuerpo.

La fuerte protesta se desarrolló en medio de un cuarto intermedio en las negociaciones. Las reuniones paritarias se reanudarán el viernes. El Ministerio de Educación hizo una nueva propuesta que consistió en mantener el 15% tal cual estaba establecido hasta ahora (a cobrar en octubre) al que le agregaron una suma remunerativa y no bonificable que, en promedio, lleva el aumento al 21% a cobrarse en diciembre. Es por el período marzo hasta diciembre.

Sin embargo, los gremios rechazaron esta nueva oferta por considerarla “insuficiente” y cuestionaron que el adicional sea no bonificable.

Según había explicado en la previa Carlos De Feo, secretario general de Conadu, las negociaciones empezaron en marzo “cuando se pidió un 25% con cláusula de actualización y ofrecieron un 15%”. Luego agregó: “El presupuesto para la universidad es insuficiente y ya circuló que, para el año que viene, quieren aumentar un 7% cuando los rectores piden un 33%. Cualquier número por debajo va a significar un recorte”, suma.

Fuente: Clarín